La moneda y la vivienda

La moneda  evidentemente es el Euro.  “Según estudios recientes, Alemania es el oc­tavo país europeo con el coste de vida más elevado. Una vivienda media con tres personas paga alrededor de 60 euros mensuales por la electricidad, y el coste de medio de la calefac­ción ronda los 100 euros mensuales. Sin em­bargo, los precios de los productos de consumo cotidiano no suelen ser muy altos. En particular el precio de la comida suele ser similar a España. El Impuesto sobre el valor Añadido varía entre el 7% (libros, prensa, alimentación) y el 19 %. En Alemania convive el pequeño comercio con las grandes cadenas de supermercados. La mayoría de los comercios cierran a las 20:00 horas pero algunos no lo hacen hasta las 22:00. Todo el comer­cio cierra domingos y festivos, salvo permisos especiales.

El mercado inmobiliario aparece casi siempre en los periódicos del sábado o del miércoles. En las grandes ciudades se editan periódicos bajo el título “Zweite Hand” (“segunda mano”, en Berlín bajo http://www.zweitehand.de), “Sperrmüll” y otros nombres, publican gra­tuitamente ofertas que son en su mayoría de particulares, de manera que no hace falta pagar una comisión a un agente inmobiliario. Los agentes inmobiliarios (“Makler”) se en­cargan de buscar algo que se adapte a tus preferencias y en caso de que aceptes el alojamiento ofrecido reciben una comisión por un importe equivalente a 2-3 mensuali­dades. No debes aceptar el pago de antici­pos a estos agentes aunque lo soliciten.

Las centrales de alquiler de vivienda, como su  nombre indica, son centrales para el alquiler de viviendas, muchas veces ya amuebladas, para un plazo limitado. Marcando el prefijo local de la zona en que se encuentre la central para el alquiler de la vivienda, más el número 19430, podrás contactar con la central para el alquiler de la vivienda correspondiente o bien en Internet en la dirección http://www.mitwohnzentrale.de. En esta página encontrarás, consejos para los arrendatarios, formularios de inter­mediación, condiciones generales de con­tratación e información sobre las distintas ciudades, eso sí en alemán.

En las administraciones municipales se puede acceder a lo que se conoce como “tablas com­parativas de alquileres” (“Vergleichsmiete” o “Mietspiegel”), donde aparece información sobre los precios habituales. Hay que infor­marse de los gastos adicionales (“Nebenkos­ten”): calefacción, electricidad, gas, suminis­tro de agua, saneamiento, impuestos y otras tasas que suelen sumar 2-3 Euros por m2 alquilado. El arrendador exigirá el depósito de una fianza (equivalente a dos o tres mensua­lidades) como garantía para poder asegurarse económicamente la renovación del piso al dejarlo vacío. La mayoría de los arrendadores utilizan contratos de arrendamiento estándar. En caso de duda con respecto a las cláusulas conviene – antes de firmar el con­trato – acudir a una oficina de asesoramiento:

http://www.mieterschutzbund.de

Este ase­soramiento no es gratuito, pero puede evitarte complicaciones, ellos disponen de “listas negras” de dueños. Muy importante, al tomar posesión del piso pide que se redacte un acta acerca de la situación en la que se encuentra el piso en ese momento. De otra forma, te podrían echar la culpa de cualquier desperfecto.

Hay contratos de arrendamiento de dura­ción determinada e indeterminada. Ten en cuenta que los plazos de rescisión legales, son de al menos 3 meses o de un máximo de 12 meses. Normalmente el plazo de rescisión aparece en el contrato de arrendamiento.”

Fuente: SEPE

Please follow and like us:
Esta entrada fue publicada en Vivir en alemania, Vivir en Alemania y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *