El mercado laboral alemán.

Si eres nacional de un país miem­bro del EEE (Espacio Europeo Económico), puedes acceder en Alemania a cualquier actividad laboral, tanto por cuenta ajena como por cuenta propia, sin necesidad de solicitar un permiso de trabajo y tendrás los mismos derechos que los nacionales alema­nes en cuanto a salario, condiciones de tra­bajo, acceso a la vivienda, formación profe­sional, seguridad social o afiliación sindical.

Como nacional comunitario puedes perma­necer en Alemania si cumples los requisitos de tener una actividad económica o poseer suficientes recursos económicos y un segu­ro médico, o ser estudiante o familiar de un ciudadano comunitario que se encuentre en alguna de las categorías anteriores.

Una vez en Alemania, debes, simplemente, regístrate como re­sidente en tu localidad, para lo que tienes una semana de plazo desde tu llegada. Si alguno de tus familiares no tiene nacionalidad co­munitaria, debes registrarte en la oficina local de registro de extranjeros.

Se está incrementando el número de per­sonas en desempleo o trabajando en jornada reducida. La tasa de paro se sitúa en un 6,7% en Diciembre de 2013. En Berlín por ejemplo es más elevada y llega al 12%. ¡Qué es eso comparado con España!

El empleo en el sector agrícola es muy reduci­do: unos 900.000 trabajadores aproximadamente. La mayoría de las personas empleadas en Alemania trabajan en el sector servicios.  La industria manufacturera es el segundo sector en número de trabajadores en Alema­nia.

Las perspectivas de empleo son mejores en los trabajos relacionados con el cuidado de ancianos, trabajo social, sector sanitario (enfermeros, matronas, personal administrativo sani­tario, y masajistas), cocineros y camareros, personal de ventas y pu­blicitario. Aunque el número de ofertas de empleo se ha reducido, siguen siendo necesarios electricistas, fontaneros, y profesionales para el mantenimiento de parques eólicos. Las empresas también requieren personal altamente especializado a nivel directivo y hay una carencia de ingenieros (especial­mente ingenieros mecánicos, eléctricos e industriales) y de especialistas médicos.

Encontrar un empleo relacionado con una profesión concreta, requiere una mayor plani­ficación. Es importante convalidar un título de reconocimiento profesional e iniciar la búsqueda de información y de empleo antes de llegar a Alemania.

Te puede ser útil contactar con una asociación profesional o el equivalente al Co­legio Profesional. Casi todas estas entidades poseen una página web propia con informa­ción relevante.

Si pretendes ejercer una profesión, es imprescindible informarte sobre este aspecto antes de salir de España.  Pueden darse dos casos:

1.- Profesiones no reguladas en el país de aco­gida, Alemania. Quiere decir profesiones cuyo ejercicio no está regulado por una ley. En este caso, se aplica la ley del mercado. Todo depende de las cualida­des profesionales y personales del candi­dato y de la valoración que de ellas realice el empleador.

 2.- Profesiones reguladas en el país de acogida:

a) Cubiertas por una Directiva sectorial (médicos, enfermeros, dentistas, arqui­tectos, veterinarios, etc.). “Las personas tituladas en su país de origen podrán ejercer su profesión en otro Estado miembro, pre­vio reconocimiento profesional por la au­toridad competente del país de acogida”.

 b)  Las no cubiertas por una Directiva sectorial. El acceso a la profesión y su ejercicio está sometido a una reglamentación. Existen condiciones de formación y de titulación precisas en cada país en el que se desea ejercer. En este caso, es necesario el re­conocimiento del título por parte de un organismo oficial alemán.

Fuente: SEPE

Please follow and like us:
Esta entrada fue publicada en Trabajo, Vivir en alemania y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *